miércoles, 18 de abril de 2012

¿SE QUIEREN LLEVAR AL IESS? / Avilés, Esther

Al inclemente invierno que soporta el país de Costa a Sierra, sumamos un grave problema que está "cocinando" su majestad el Presidente conjuntamente con sus mediocres colaboradores. Nos referimos esta vez a lo referente al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social. Hemos conocido planes para disponer,dentro de un gran despropósito, que los dineros del IESS ingresen al presupuesto general del Estado. Por tanto, los comunicadores debemos estar atentos para impedir que la acumulación del ahorro de los pobres sirva de "caja chica" para el Gobierno que en más de una oportunidad ha echado mano de los fondos de los afiliados como una forma de "préstamo no reembolsable". Y es que, lamentablemente, al haber conseguido estos préstamos forzosos, nunca los gobernantes han realizado esfuerzo alguno para retornarle su dinero al IESS. Una forma de abusar de los aportes que les corresponde a los afiliados y de atentar también contra los intereses de los jubilados. Considerando lo antes expresado, es necesario que el gobierno de Correa, que está encargado de efectuar reformas fundamentales del país, cristalice estas, pero sin tocar los fondos del IESS en el propósito de solventar el déficit del Estado. Es importante, pues, que estos afiliados se unan en defensa de la institución para que los nuevos enunciados no signifiquen su centralización, llevándose sus recursos para engrosar el presupuesto general del Estado. Deben dictarse sí las medidas que produzcan cambios efectivos del IESS para que este organismo sirva efectivamente a sus afiliados, mejorando los servicios de salud, préstamos hipotecarios y quirografarios fundamentalmente. Así, reclamando lo que les corresponde, se podrá impedir que estos malhadados proyectos perjudiquen a empleados y trabajadores en sus fondos de jubilación,viudez, atención médica y otros que tanto requieren quienes en su época productiva aportan parte de su sueldo buscando tener, además, una vejez tranquila. Expreso, 17 mar.2008, p. 4

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada