viernes, 27 de abril de 2012

LA NUEVA ECONOMÍA / Larreategui, Carlos

Con la aprobación del modelo del denominado modelo de economía social y solidaria, la Asamblea Nacional Constituyente ha proclamado con euforia la gran transformación económica del Ecuador. Ha desechado, "por neoliberal", el modelo de economía social de mercado consagrado en la Constitución de 1998. Profundo desconocimiento y manipulación. La economía social de mercado es, por esencia, social y solidaria, es contraria al neoliberalismo y jamás ha sido aplicada en el Ecuador. Su modelo económico ha logrado éxitos rotundos en la generación de riqueza y en la reducción de la pobreza. El Ecuador sería otro si algún día hubiera aplicado la economía social de mercado. La economía social y solidaria que pretende implantar la Asamblea, en cambio, es un concepto vacío y, en la práctica, la versión moderna del viejo sistema corporativista y mercantilista que ha prevalecido en el Ecuador desde sus orígenes. El Estado corporativista y mercantilista que pretende remozar Alianza País es absolutamente incompatible con los procesos sociales y económicos contemporáneos. La globalización debilita la discrecionalidad del Estado y potencia las libertades ciudadanas, algo intolerable para Alianza País. La lógica del modelo socialista del siglo XXI nos conducirá a un aislamiento internacional y a la construcción de un Estado progresivamente autoritario e intolerante. El Comercio, 9 jun. 2008, p.5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada