domingo, 29 de abril de 2012

ESTABILIDAD Y DEMOCRACIA / Expreso

Después de que la ciudadanía como espectadora pasiva, observó el desarrollo de la Asamblea Constituyente, le corresponde ahora ser actora principal del hecho político más importante de las últimas décadas. El pueblo soberano decidirá en el referéndum, si la Constitución de Montecristi se aprueba o se reprueba, esperándose que la promoción política no sea una confrontación de fuerzas, sino de argumentos. Este comportamiento de la economía del país, podría prolongarse por la incertidumbre que generan estos procesos. Desde el 2005, el PIB comenzó a descender hasta llegar al 2007 con un 2,65 por ciento . La tendencia, por lo tanto, existe y hay que revertirla para generar empleo y crear más riqueza nacional. Para el 2008, se proyecta un 4,25 por ciento . En nuestra política económica hay dos grandes protagonistas: Gobierno y sector privado, cada uno con sus particulares visiones y agendas. El primero impulsa inversiones públicas por varios miles de millones de dólares; el sector privado las tiene casi paralizadas por razones que sus integrantes han señalado. Las inversiones del Estado tendrán un efecto multiplicador que beneficiará a todos los sectores con una reducción de costos, ahorro por importación de combustibles, etc. Los empresarios deben invertir más y producir más, que es el camino que han sabido recorrer con éxito. Si analizamos y evaluamos los resultados económicos de muchas empresas, obtenidos en los años 2006 y 2007, se comprueba que nuestro país es un buen mercado, que rinde elevados beneficios. Y tenemos un sector externo que incrementa todos los años las compras de nuestros bienes. Finalmente, satanizarlo todo es una estrategia que a nadie favorecerá. Que el Gobierno y representantes del sector privado dialoguen sin negativos influjos, es lo que corresponde. Expreso,1 ago. 2008, p. 4

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada