viernes, 27 de abril de 2012

LOS EMPRESARIOS HALLAN FALLAS EN EL MANDATO 8

Mientras el mundo le apuesta a la flexibilidad laboral, en Ecuador se hacen esfuerzos para combatirla. La tendencia de las nuevas generaciones en América del Sur ahora ya no es consolidar una carrera profesional en un trabajo. Más bien,se busca " cambiar de forma constante de plaza y vivir el momento según sus necesidades". Así lo reveló Horacio De Martín, director regional de Manpower, durante el seminario sobre realidad laboral local e internacional que se desarrolló ayer en el hotel Marriott de Quito. Las causas están relacionadas con las nuevas formas de interconexión del mundo (Internet, celulares) que crean la necesidad de estar en movimiento constante. También con el incremento demográfico de las personas y de los flujos migratorios. "Cada vez existe más gente que necesita hogar,alimentos, vestido. Y para ello requiere dinero que lo obtiene de nuevos trabajos". Una herramienta para alcanzar esta flexibilización, añadió María Fernanda García, consultora, es la contratación a través de sistemas de tercerización, intermediación y el trabajo por horas. Estas permiten que tanto obreros como propietarios de empresas adapten sus relaciones laborales a sus ritmos de vida y a los procesos productivos de las firmas. Pero en el país, estas formas de trabajo se eliminaron tras la aprobación del Mandato 8, en la Asamblea Constituyente. "No solo se fueron en contra de la tendencia laboral del mercado, también contra los tratados internacionales y derecho". Según García, se desconoció a la Constitución del Ecuador que aún está vigente y se multiplicaron dudas en las formas de contratación y aplicación del Mandato. Agregó que, por ejemplo, se limitaron las actividades consideradas como complementarias de las empresas que se dedicaban a la tercerización de servicios. El Reglamento que expidió el Ministerio del Trabajo solo reconoce complementarias a la seguridad, vigilancia, limpieza y alimentación. "Lo que excluyó a otras actividades como el transporte y el bodegaje". Además, el contrato de jornada parcial, que reemplazó al contrato por horas, tiene una contradicción de fondo. El Reglamento dice que se tiene que reconocer los aportes al IESS a los trabajadores bajo esta relación, pero esta institución no contempla la opción. El Comercio, 12 jun. 2008, p. 9

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada