viernes, 27 de abril de 2012

AISLAMIENTO Y GLOBALIZACION / Hoy

La decisión unilateral de la Unión Europea de suspender las negociaciones con la Comunidad Andina de Naciones (CAN), es el reflejo más claro de la imagen de la región en Europa, ya que ha dejado ver las divergencias entre las naciones andinas, a pesar de las afinidades culturales e históricas. Sin fecha para retomar la que sería la cuarta ronda de negociaciones previa a un acuerdo de asociación con el gigante mercado europeo, las exportaciones desde la región podrían afectarse con la decisión de la UE. El asunto de fondo para llegar a esta situación son las discrepancias entre el Ecuador, Colombia, el Perú y Bolivia respecto de temas como desarrollo sostenible, comercio y compras públicas, que no fueron tratados en la tercera ronda, en Quito, ya que Ecuador, por decisión del presidente Correa, se hizo a un lado y la mesa de negociación ni siquiera se instaló. Pero el problema mayor de esta suspensión, que ojalá sea solo temporal, entre Europa y los países andinos proviene de las acciones políticas. En el ámbito diplomático no es posible romper los canales de diálogo, porque entonces toda posibilidad de solución es inexistente. Las injustas decisiones europeas en cuanto al tema de migración, con normativas que afectan los derechos humanos, deben ser rechazadas, pero no es pretexto para interrumpir el diálogo. Las palabras del presidente del Ecuador, que también este momento ostenta la Presidencia rotativa de la Comunidad Andina, no favorecen la continuación del diálogo. Y eso debe ser tomado en cuenta. Pero sobre todo, hay que saber que para el Ecuador este es un momento grave, ya que es un compatriota, Freddy Ehlers, el secretario general de la Comunidad Andina y no se debe hacer creer que en la era de la globalización, el Ecuador propicia el aislacionismo. Por el contario, hay que abrirse al diálogo.Hoy, 2 jul. 2008, p. A. 5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada