viernes, 20 de abril de 2012

TERCERIZACION Y EL IESS / Bejarano, Jaime

El mandato de la Asamblea Constituyente aboliendo en el Ecuador la tercerización, la intermediación laboral y el trabajo pactado por horas intenta favorecer a 435 mil obreros y empleados, censados por FEDEHUMANA, que desempeña dicha actividad a través de contratos en aquellas tres categorías. Sin embargo, el número de empleados y obreros que estarían ahora tercerizados, fuera y aparte de la intermediación de las 110 empresas que conforman Fedehumana, sería de casi otros 400 mil mas en todo el país, según informa el periódico virtual Opción, en una investigación de Fernando Oña Pardo que apareció en Internet el 26 de abril pasado. Una buena parte de esos 800 mil trabajadores no habrían sido obligatoriamente afiliados por sus patronos al IESS, eludiendo la expresa obligación promulgada por la Ley de Seguridad Social que define la prestación laboral por relación de dependencia, así como las otras actividades de trabajador autónomo, de profesional en libre ejercicio, de administrador de un negocio o del menor independiente. Al no haber la parte patronal contribuido ni con aportes personales ni patronales ni fondos de reserva o al haber incurrido en mora, evasión o subdeclaración de montos, el IESS está impedido de costear las prestaciones por enfermedad, maternidad, riesgos laborales, vejez,muerte, invalidez y cesantía a las que tiene derecho la masa asegurada actual de unos dos millones y medio de afiliados. Al dictar el mandato constitucional la derogación de toda forma de tercerización, el IESS adquiere consecuentemente el pleno derecho de exigir la afiliación obligatoria inmediata de estos cientos de miles de trabajadores del país ,con lo cual estaría en capacidad de sanear su quiebra financiera en la que se encuentra, bancarrota revelada en declaraciones del mismo Presidente de la República hace pocas semanas. Urge consecuentemente la reclutación de nuevos afiliados al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social que aporten sobre sueldos, salarios, jornales, honorarios, bonificaciones y sobresueldos reales para salvar, con la desaparición de la tercerización,el sistema de seguridad social en el país. El Comercio, 13 mayo 2008, p.4

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada