viernes, 27 de abril de 2012

EL MANEJO DE CIFRAS EN ARGENTINA GENERA DUDAS

"Que no se le ocurra al presidente (Rafael) Correa llamar a un técnico del INDEC". Así comenzó el economista Manuel Solanet cuando se enteró de que el Gobierno ecuatoriano pronunció su desconfianza sobre las cifras económicas del Banco Central y que por ello contratará a un técnico argentino. Contrariamente a una tradición de años, el Instituto Nacional de Estadística y Censos, desde el 2007, perdió toda credibilidad. En lugar de ser en un organismo técnico,devino en un instrumento de manipulación política del gobierno kirchnerista. "Argentina siempre ha tenido indicadores serios. El INDEC siempre estuvo manejado por profesionales competentes. Es reciente su pérdida de credibilidad", dijo por su parte Rogelio Frigerio, ejecutivo de Economía & Regiones. Los trabajadores del INDEC, cada vez que se publican las cifras mensuales de inflación, deben salir a las calles a hacer pública la manipulación de las cifras reales. Los centros de estudios económicos privados y hasta la Iglesia Católica se han visto obligados a hacer sus propios cálculos. El caso más escandaloso fueron las cifras de la pobreza. Para el Indec, la pobreza bajó del 23,4 al 20,6 por ciento.Para la Iglesia y varios organismos privados, la pobreza subió al 30 por ciento. Nadie sabe quién será el técnico que vendrá a Ecuador. Por la relación de los dos gobiernos, no se descarta que sea del INDEC, la arista más conflictiva del kirchnerismo.. El Comercio, 9 jun. 2008, p. 10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada