viernes, 27 de abril de 2012

IRLANDA COMPETITIVA / Pólit, Eduardo

David O"Donovan contó en lenguaje simple a la CAF la manera cómo Irlanda tiene ahora un ingreso por habitante de US$ 62 mil anuales, a partir de los US$ 3000 de 1970; de cómo ha llegado a ser el cuarto país más globalizado del planeta; donde sus habitantes que emigraban masivamente volvieron a una Irlanda que goza de sostenido crecimiento económico, en un ambiente amigable de paz y estabilidad, que respeta las reglas del juego, que prodiga seguridad jurídica, empresarial y personal; con un aparato estatal reducido a la mínima expresión (siete ministerios), cuyo motor económico es el sector privado, con una muy reducida carga tributaria. En la década de 1960,Irlanda pertenecía al Tercer Mundo; pero la dirigencia se dio cuenta de que así estaba despedazando la fe de sus habitantes. Sus 4 millones y medio de nacionales se habían reducido a 2 900 000. La demagogia populista que tantos réditos da a los rentistas del poder que derrochan rentas ajenas había sido vencida por el coraje de "enfrentar la realidad con seriedad". Una sola generación bastó para cambiar a una economía colapsada con escasos recursos naturales, con políticas proteccionistas e industria obsoleta, por una economía boyante, en una isla de 70 mil kilómetros cuadrados (la cuarta parte del Ecuador). El Gobierno achicó al Estado, se abrió a la economía de mercado, impuso el largo plazo e implantó una educación cualitativa. Después de cuatro décadas, Irlanda es luego del Japón el país más rico del mundo en términos de riqueza neta de capital.Dentro de los $130 000 millones de exportaciones tiene un superávit de $39 000 millones. Mil empresas extranjeras invierten al año $20 000 millones que generan 266 mil puestos de trabajo; lo que impacta en un desarrollo económico rápido, en efectiva integración internacional, en ganancias rápidas e intensivo uso de empleo, que es lo que hace incrementar la base contributiva. El primer ministro solo dispone de un $1 millón y medio anual, para atender al Consejo Económico Social y su Gabinete, que se reúne una vez al mes y evalúa los planes de desarrollo aprobados para siete años, bajo una política que alienta su economía con base en el entendimiento compartido, principios inalterables de progreso en paz,salarios moderados y baja inflación. Una administración compartida austera mueve a este "tigre" europeo que finca su accionar y actitud en la "competitividad". Hoy, 18 junio 2008, p. A. 4

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada