domingo, 29 de abril de 2012

DOS DE JULIO DE 2008 / Pólit, Eduardo

Fue un día cargado de emociones y satisfacciones. A mediodía era rescatada la heroína de las garras del terrorismo infernal. A la medianoche, Liga Deportiva Universitaria era el equipo campeón de fútbol de América, nada menos que en el Maracaná. El 2 de julio de 2008 había sido "un día providencial". Hacía ya tanto tiempo que le tenía tirria, inquina y ojeriza a la televisión, pero ese día no podía despegar mis ojos humedecidos, que creían que todo era un espejismo,y que no podía ser cierto tanta dicha de un solo porrazo. Como que cualquier cosa buena podía pasar en ese día en que nos llovían las bendiciones del cielo a manos llenas. Pero lo opuesto a una preparación "seria, sesuda y pausada" como la de estos triunfos arriba anotados, es lo que se lee en HOY con las entregas aceleradas del oficialismo de Montecristi, que por orden superior parecerían inyectados "pitusín a la vena" en el afán de parir un articulado nada democrático, nada concertado.La partidocracia se quedó chiquita ante todo lo que vivimos ahora. El presidente será quien dictamine la política económica, monetaria,cambiaria a un Banco Central de su control total. Para Correa no existe "juego en equipo". Él es hasta "suplente". ¡Qué aburrido anticipar el resultado! Hoy, 9 jul. 2008, p. A. 4

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada