sábado, 14 de abril de 2012

LO ECONÓMICO / Expreso

Cuando en las estadísticas sobre el desarrolloeconómico de los países del Continente apareció el Ecuador en el últimolugar con un menguado índice de 2,2 por ciento de crecimiento, uno de losmás autorizados voceros oficiales, para restar importancia al dato, dijoque frente a este índice, hay que contraponer la política social delGobierno y así tendremos un saldo positivo. La respuesta no explica nada,más bien elude la realidad, y eso es peligroso si es que en verdad elGobierno tiene este criterio, pues en esa política social se le daespecial importancia al subsidio a la pobreza disfrazado con el nombre dedesarrollo social, que no resuelve el problema, sino que más bien loprolonga; asimismo, sucede con los subsidios a los productos básicos comola urea y la harina de trigo, que necesariamente son medidas pasajeras. A ellas había que agregar los subsidios tradicionales al gas de usodoméstico y a los combustibles. El Presidente de la República en sumensaje a la nación, leído ante la Asamblea Constituyente, sostuvo que elaño pasado fue económicamente positivo para el Ecuador, a pesar de querecibió al país en condiciones deplorables, entre ellos con un déficitpresupuestario de 1.200 millones de dólares, lo que ciertamente se superócon la valiosa ayuda de la elevación del precio del petróleo; se hanreactivado proyectos importantes que estaban estancados, según se ve, pordescuido y falta de iniciativa de gobiernos anteriores; entre ellos se hadado importancia a los planes hidroeléctricos, que han comenzado aejecutarse y que darán sus resultados el próximo año; esto es una manerareal de afrontar los problemas básicos de la economía, una forma deconciliar la política social con la de desarrollo, al margen de las reglasclásicas impuestas por el llamado orden económico internacional, bajo lainspiración del FMI y de organismos similares. (Expreso, 17 ene. 2008, p.4)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada