sábado, 14 de abril de 2012

LA SENCILLEZ DE YUNUS CAUTIVO

Dime cuántos bienes tienes y te diré cuántote puedo prestar. Esa filosofía, según el Premio Nóbel de la Paz, MuhammadYunus, de la que han sido afectos muchos banqueros en el mundo, es enrealidad un obstáculo para aquellos emprendedores pobres. Revertir esepensamiento fue la parte más difícil para el economista de profesión,Yunus. Hace treinta años, en un intento por lograr que su país,Bangladesh, que estaba sumergido en la pobreza, resurgiera, hizo una pausaa sus clases de Economía en una universidad. Y diseñó una fórmula parapasar de la letra muerta a la acción: conseguir recursos para darmicrocréditos o una vivienda digna a los pobres. Lo más difícil fueconvencer a los ejecutivos del Banco Central de Bangladesh que los pobres,aun cuando carecían de garantías, serían responsables en sus obligaciones.Con proyecto en mano para construir viviendas (que costaban $ 100 cadauna) a un minúsculo sector de pobres de su país, que vivía en casas cuyopiso estaba tapizado con lodo, se dirigió a la entidad. Pero le dijeron: "No". La misma respuesta recibió en las siguientes dos visitas en que loreintentó. Afortunadamente para Yunus, la tercera no fue la vencida. Nodescansó y se decidió por ir al tronco, en lugar de las ramas. Una vez queel presidente de esa entidad, con quien pautó una cita, escuchó lapropuesta de Yunus, le dio los recursos e hizo ver la luz al hoydenominado Banco Grameen, cuya metodología ha hecho eco en 100 naciones, ysu ayuda logró revertir, para bien, la calidad de vida de unos tresmillones y medio de beneficiarios. Además, hizo merecedor a Yunus delPremio Nóbel de la Paz, en el 2006, entre otros 190 aspirantes. Ayer,durante 30 minutos, hizo esa remembranza en inglés ante un centenar depersonas, entre estudiantes y empresarios, quienes no hacían más quecomentar, al final de su conferencia, su actitud cálida y sencilla, que entodo momento reflejó. (Expreso, 5 dic. 2007, p. 9)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada