lunes, 16 de abril de 2012

EMPLEO, SALARIOS Y PRODUCCIÓN / Pozo, Mauricio

Un análisis de la teoría económica y lo experimentado por los países, sea bajo una óptica neoclásica o estructuralista, deja experiencias válidas en cualquier campo. Si los salarios suben excesivamente, así esto sea justo desde una perspectiva del trabajador, su sostenibilidad se torna dudosa y los mejores salarios terminan sirviendo únicamente para los que cuentan con empleo. Esto significa que no se gana nada en términos de empleo incrementando los salarios fuera de lo que rinde el trabajo de cada persona, pues en el corto plazo muchos perderán sus puestos, no habrá nuevas opciones de empleo y los objetivos de generar ocupación terminarán en eso, solo en metas pero lastimosamente incumplidas. Así mismo, niveles salariales por encima de los porcentajes financieramente sostenibles inducirán a una menor producción nacional con lo que toda la economía y la sociedad se perjudicarán. El pragmatismo se ha vuelto en la piedra angular en el manejo de la política económica. Se han ido perdiendo las inclinaciones ideológicas, no porque cada persona o Gobierno las haya abolido, sino porque la fuerza de las circunstancias ha obligado a ser prácticos y a vivir de realidades. Las recetas familiares son las mejores consejeras para cualquier ministro de Economía. No gastar desmedidamente.Ahorrar para cuando las circunstancias se tornen adversas. Endeudarse solo para incrementar el patrimonio familiar. Evitar subir el gasto familiar porque cae algún regalo. Pagar a la empleada doméstica de forma adecuada; es decir, garantizarle estabilidad laboral a pesar de no poder ofrecerle mayor remuneración. Creo que los populistas deben copiar lo que un ama de casa mágicamente hace para poder mantener la economía familiar. Hoy, 18 feb. 2008, p. A. 4

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada