sábado, 14 de abril de 2012

AGD / Villacrés, Luis:

Las mafias enquistadas en ciertos organismos de poder, han servido para solapar numerosos actos de corrupción. No les importa haber sido derrotados en las urnas por haberla encubierto o no haber permitido las reformas exigidas por el pueblo desde hace años. Tampoco escarmientan a pesar que el pueblo los ha señalado y los conoce perfectamente bien. Mientras tanto, acomodan pronunciamientos, solicitan amparos, convocan nuevos aumentos e insisten en apoderarse de lo ajeno y perpetrar los delitos más vergonzosos de los últimos tiempos. Entre ellos, consumar la apropiación indebida de un diario guayaquileño que pertenece legítimamente a la AGD, por ende al pueblo del Ecuador, por haber sido pagados por Aspiazu, más de media docena de millones, con fondos provenientes de los depositantes del Banco del Progreso. Funcionarios de organismos de control, ex diputados, representantes de la misma AGD, jueces corruptos, autores y encubridores, todos prevalidos de protección política, han actuado colusoriamente en varios casos, para perjudicar al Estado y por ende robarse bienes públicos, entre ellos rotativas, terrenos, edificios, que nos pertenecen legítimamente a todos los ecuatorianos, incluyendo El Telégrafo, un diario nacional, de gran trascendencia, cuya propiedad y control accionario debió haber sido vendido públicamente, mediante subasta al mejor postor. No solo se impidió la realización de dicho remate, sino que con burdas maniobras legales, mínimas aportaciones y aumentos de capital, hoy pretenden retener su ilegítima propiedad. Las nuevas autoridades deben intervenir enérgicamente para evitar que este hecho se consume. Caso contrario, la próxima Asamblea deberá recuperarlos. Los responsables deben ser enjuiciados por su dolosa y colusoria actuación. Nadie debe solapar un delito cometido públicamente. Los que utilizan la bandera de Guayaquil están tan equivocados como cuando LFC defendió al Banco del Progreso, desde su balcón y con su famosa frase. (Hoy, 26 abr. 2007, p. A. 4v

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada