viernes, 11 de septiembre de 2015

Dolarización y exportaciones

Gabriela, Calderón; Nos dicen que la dolarización le resta competitividad a nuestras exportaciones. Si fuera así, las exportaciones ecuatorianas se hubiesen dispersado durante los ochenta y noventa, y deprimido durante la dolarización. Si miramos las cifras de exportaciones solamente de bienes que nos presenta el Banco Central del Ecuador vemos que hubo un repunte importante de las exportaciones de bienes después de la dolarización, habiendo sido este más marcado durante el periodo 2000¬2006. Mientras que las exportaciones de bienes crecieron en promedio en un 5% entre 1993 y 1999, entre 2000 y 2006 crecieron a una tasa promedio de 14%, promedio que lamentablemente cayó a 8% durante lo mejor de la última bonanza petrolera (2007¬2013). Otros ejemplos que nos hacen dudar del mito "la devaluación nos hace competitivos" es la evolución de las exportaciones de Japón durante las últimas cuatro décadas. Entre 1960 y 2004 el yen se apreció en un 176% en términos reales en relación al dólar, mientras que sus exportaciones despegaron. En su libro Playing Monopoly with the Devil (2006), el exministro de Finanzas de El Salvador, Manuel Hinds, muestra que la correlación entre devaluaciones y exportaciones suele ser negativa. Esto es contraintuitivo, pero Hinds explica que "Dada la forma en que las tasas de interés reaccionan a las devaluaciones, usted eleva el costo de capital en el país y dificulta más que las empresas hagan la transición hacia la producción de mayor valor agregado". Las devaluaciones tampoco convienen a los trabajadores dado que esta es una estrategia que consiste en una reducción deliberada de sus salarios reales. EN: El Universo, Año 94 N°123 16 ene. 2015, p. 8

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada