domingo, 13 de septiembre de 2015

El Niño, triple impacto a la economía del Ecuador

Entre los años 1997 y 1998 la naturaleza se confabuló contra un Ecuador que dos años después viviría la crisis financiera que lo llevó a hacia la dolarización. La gente montando improvisados muros de contención con sacos llenos de arena para proteger sus bienes, sacando animales y enseres, vías destruidas y agua corriendo de un lado a otro de las carreteras fueron las escenas que se tradujeron en pérdidas económicas que significaron el 14,5 % del Producto Interno Bruto (PIB). El Niño más fuerte del siglo XX hizo sus peores travesuras. Tanto que influyó no solo en los recursos pesqueros, sino en los alimentos del mar, como lo plantea el científico guayaquileño Roberto Jiménez Santistevan, con 35 años de investigaciones en oceanografía biológica y pesquera. Desde Quevedo (Los Ríos), César Herrera Santos, presidente honorario de la Asociación Nacional de Productores Agroindustriales de Maíz Duro (Fenamaíz), vaticina problemas serios: "No se podría sembrar maíz si llega El Niño". Pero es posible cambiarse temporalmente a la siembra de arroz. Para eso es necesario sentarse a dialogar para ver cómo se enfrenta este evento, algo que no se está haciendo, dice él. "Nadie está trabajando con el agro para afrontar esta situación", recalca. Y es que la agricultura será la más afectada, como ocurrió en El Niño anterior: el banano redujo su exportación en 257 millones de dólares (19,3 %) en todo el 98, en relación al 97; el café cayó de $ 91 millones a $ 71 millones; el cacao, de $ 59 a $ 18 millones. Expreso, Año 42 No 15355 22 jul. de 2015, p. 6

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada