domingo, 13 de septiembre de 2015

El debate sobre Grecia se convierte en un pulso entre Alemania y Francia

Alemania no afloja. Insiste en que Grecia debe tomar medidas más duras e inmediatas para demostrar que está comprometida con la Unión Europea y, por tanto, merecer el rescate financiero de 50.000 millones de euros ($ 55.500 millones). La canciller germana Angela Merkel ha perdido la confianza, al punto de permitir la salida de Grecia de la UE si no cede en sus exigencias. Los demás líderes de la zona euro concuerdan en que Atenas debe hacer más para ampliar la ayuda económica (ya debe en total 242.000 millones de euros o 269.000 millones de dólares), pero no todos están dispuestos a aceptar el "grexit". Como Francia, que es uno de los pesos pesados de la Unión Europea y que no quiere dejar salir al país heleno. El acuerdo para la ayuda, que según los acreedores debería ser de € 86.000 millones ($ 95.400 millones), se complica. Ayer era el día decisivo, tras la maratoniana jornada del sábado sin acuerdos. La primera reunión terminó sin pacto entre los ministros de Finanzas. Después fue el turno de los jefes de Estado y de Gobierno, que tampoco zanjaron el asunto. Le toca ahora a Grecia aprobar duras medidas antes de recibir más ayudas. Expreso, Año 42 No 15346 13 jul. de 2015, p. 7

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada