domingo, 13 de septiembre de 2015

Deuda y alto gasto originaron la crisis griega

Hay economistas que ubican el inicio de la debacle griega en los Juegos Olímpicos del 2004, cuando el país recurrió a endeudamiento para mejorar su infraestructura deportiva. Desde entonces, el gasto público aumentó casi 10 puntos hasta llegar a ser el 54% de su Producto Interno Bruto (PIB) el 2009, año de la primera crisis. El destinar 45 personas para mantener un jardín no es el único ejemplo del enorme gasto público en las finanzas griegas. Al 2011 ya contaba con una enorme burocracia: 750 000 funcionarios públicos; esto es, 20% de la población activa (cuatro millones de griegos). Hasta finales del 2015 se ofreció re 150 000 puestos. Walter Spurrier, director de Análisis Semanal, señala que, al dejar su moneda y entrar al euro, Grecia accedió a créditos a bajas tasas y recurrió a la deuda para financiar el gasto, incluso el pago corriente de salarios. Con las compensaciones del Gobierno, los griegos dejaron de producir y comenzaron a vivir de la deuda. "Se redujo la edad de jubilación, se subieron las pensiones. Mejoraron su nivel de vida sin mejorar su productividad y sus costos locales subieron y se hicieron menos competitivos", dice Spurrier. El Comercio, Año 110 N° 40867 1 jul. 2015, p. 4

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada