domingo, 13 de septiembre de 2015

Grecia inicia una ruta económica cuyo final es incierto

Grecia y sus acreedores internacionales llegaron hace cinco días a un acuerdo que parece no contentar por completo a nadie, pero que aleja al país, de momento, de la salida del euro para ponerlo en la supuesta senda de la vuelta a la estabilidad, aún incierta y previsiblemente llena de obstáculos. "No va a ser fácil. Vamos a encontrar problemas en los próximos años, pero creo que seremos capaces de resolverlos", reconocía este viernes el recién reelegido presidente del Eurogrupo, el holandés Dijsselbloem, tras anunciarse que la eurozona había llegado a un acuerdo para empezar a negociar con Atenas el tercer programa de asistencia financiera al país. Hasta 86.000 millones de euros para los próximos tres años, 50.000 de los cuales serán con cargo al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) o fondo permanente de la eurozona, a cambio de reformas estructurales de calado y recortes dirigidos a reconducir la maltrecha economía griega. La Hora, Año 31 N° 11127 19 jul. 2015, p. B. 6

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada