viernes, 11 de septiembre de 2015

Maduro confía en Dios para salvar la economía

Analistas económicos calificaron como insuficientes para conjurar la crisis económica que sufre Venezuela los anuncios del presidente socialista Nicolás Maduro, quien además encomendó el país a Dios en su mensaje ante la Asamblea Nacional. Golpeados por una inflación de 64%, penuria de alimentos y medicinas, un año con caída del PIB, desplome de los precios del petróleo -fuente excluyente de divisas para importar comida- y un déficit fiscal de más de 20 % del PIB, los venezolanos aguardaban desde hacía semanas los anuncios económicos prometidos por Maduro y postergados varias veces. Pero en un mensaje de tres horas por cadena nacional de televisión, el Presidente finalmente ratificó el actual sistema de cambios múltiples con control del Estado, y volvió -como desde hace más de un año- a decir que debe estudiarse un aumento del precio de la gasolina, cuyo subsidio cuesta 12.000 millones de dólares anuales, pero sin precisar fechas ni porcentaje de aumentos. El economista y encuestador Luis Vicente León escribió que "dada la magnitud de la crisis y los embates de la inflación y escasez, los anuncios compensatorios lucen insuficientes para reenamorar masas". Para el economista Jesús Casique, la prolongada alocución de Maduro fue "demagogia, populismo" y muestra que está "desconectado del entorno económico". Maduro hasta hace unos días insistía en que el valor justo del barril de petróleo era de 100 dólares, e incluso realizó una gira a comienzos de enero por países productores tratando de coordinar medidas para recuperar los precios y conseguir financiamiento. Pero en su mensaje del miércoles el Presidente socialista pareció haber cambiado su percepción del mercado de crudo: "El petróleo nunca volverá a los 100 dólares, pero Dios proveerá. Jamás le faltará (nada) a Venezuela", dijo. EN: La Hora, Año 31 N° 10950 23 ene. 2015, p. B. 7

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada