viernes, 15 de junio de 2012

RECESIÓN EN U / Spurrier, Walter

Los estimados de las autoridades de los países centrales, los organismos internacionales y expertos reconocidos al respecto de las características de la crisis económica mundial, comienzan a converger. Se la comienza a denominar "la gran recesión" para diferenciarla de la gran depresión de hace 80 años, ya que no será tan severa, pero a su vez para que sea distinta a las otras recesiones de la posguerra, por ser más profunda. No será tan profunda ya que hoy las autoridades económicas para salir de una crisis adoptan políticas anticíclicas. La rápida acción de las autoridades llevó al optimismo de pensar que a la rápida caída de la economía seguiría una rápida recuperación; el decrecimiento y crecimiento posterior tendría la forma de V. Ese optimismo se está disipando. El rescate bancario y el incremento de la liquidez en la economía no dieron resultados tan inmediatos. Para algunos expertos, después de contraerse, la economía mundial permanecerá deprimida y solo se reactivará lentamente, tomándole años para recuperar su nivel anterior a la crisis: una recesión en forma de L. Pero hay señales de recuperación en la economía de EE.UU., donde la acción de las autoridades ha sido más firme que en Europa. Esto permite al presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, decir al Congreso que la leve mejoría del mercado crediticio y las compras de consumo lleva a pensar que lo peor ha pasado y que a fines del año se iniciaría un lento crecimiento. Bernanke se esfuerza por poner cara optimista; buena parte de los expertos pensaría prematuro hablar de un fin de crisis en 2009. Pero están dispuestos a aceptar que pronto tocará fondo la crisis, se mantendrá así algún tiempo y luego vendrá la lenta recuperación: ni V ni L sino U. El Comercio, 12 mayo 2009, p. 10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada