jueves, 28 de junio de 2012

REFORMAS EN WASHINGTON / Expreso

Sin duda, en Estados Unidos de América, antes de que sobreviniera la crisis económica mundial, se produjo un cambio notable en el comportamiento ciudadano, que se reflejó en la elección del señor Barack Obama para Presidente de la República; impensable hasta entonces que un ciudadano, de padre negro, llegue a la Casa Blanca. El presidente Obama advirtió a sus partidarios que lo llevaron al poder que no deben tener muchas expectativas acerca de las transformaciones que su gobierno podía lograr, puesto que él fue elegido y debe gobernar bajo un sistema y un ordenamiento político y social que debe respetar. Cuando sobrevino la gran crisis, el presidente Obama -así lo afirmó-, tuvo que postergar sus planes de reforma para atender ese problema tan grave como imprevisto de la gran crisis que afectaba al sistema capitalista como tal. Bien sabemos las grandes transferencias de dinero que la Reserva Federal tuvo que hacer para ayudar a los bancos que podían salvarse, mediante préstamos en volúmenes inconcebibles hasta entonces, pero bajo condiciones muy severas. Ahora que considera superada esa crisis, se encuentra el presidente norteamericano en pleno esfuerzo por llevar a cabo algunas reformas sociales de gran importancia; lo hace con mucha meditación y prudencia. Acude al Parlamento, presenta sus proyectos, los defiende directamente e incita a los congresistas a que lo apoyen. Expreso, 17 sep. 2009, p. 8

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada