jueves, 28 de junio de 2012

COINCIDENCIAS CON EL FMI

Cómo pesan los fundamentos de la teoría económica en etapas de recesión cuando los recursos no alcanzan para atender a todas las necesidades. Una de las críticas contra los programas de estabilización fue la llamada "inconsistencia" entre los objetivos buscados y las políticas fiscales y monetarias implantadas. Para Stiglitz y Krugman, Premios Nobel de Economía, en recesión es vital recuperar la confianza ofreciendo oportunidades a las empresas y personas para que regresen a los mercados y restablezcan la dinámica que se ha perdido por diferentes razones. Hay que abrir espacios para que en la economía existan más recursos disponibles. En ese sentido, la objeción a estos programas de los últimos años del siglo pasado se centra en la dirección del ajuste, pues eran contractivos. Iban en la dirección opuesta a la que según estos ilustres se necesitaba para salir del hoyo. En estos tiempos, el Ecuador vive otra vez una recesión.¿Entonces, cuál es la receta para salir del embrollo, si se quiere que los ecuatorianos tengan empleo duradero? Los ingredientes parten de una fórmula que lleve a los inversionistas a creer en el país, a poner en riesgo sus capitales, a traerlos, a tener reglas tributarias estables, claras. En definitiva, a eliminar toda discrecionalidad e imponer reglas firmes y duraderas. Sin embargo, lo que se propone es todo lo contrario. La reforma tributaria encarece los flujos de capitales con la subida del impuesto a la mal llamada salida de divisas, es decir desincentiva el retorno o el ingreso de recursos al país e impone sobrecargas tributarias a las utilidades de las empresas. Con esta propuesta se camina por el mismo sendero de los programas históricos convenidos con el Fondo Monetario Internacional. La razón: no hay dinero en las cuentas fiscales, los fondos petroleros ya volaron y sólo queda recargar a los de siempre: a los que pagan. Otros países aprendieron la lección. En estos mismos días bajan impuestos y distribuyen recursos. El Comercio, 21 ago. 2009, p. 10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada