jueves, 21 de junio de 2012

RECESIÓN Y DESEMPLEO / Pachano, Abelardo

Finalmente el BCE y el INEC entregaron información económica y los resultados no son agradables. Son ya dos trimestres seguidos en los cuales la producción nacional cae. Es decir, los últimos tres meses de 2008 y hasta aquí los primeros tres de este año han sido malos. El PIB se reduce y lo ha hecho de una forma inobjetable. En el primer trimestre de 2009 11 ramas de actividad de las 15 que conforman este indicador sufren contracción económica. Y dentro de ellas están por supuesto aquellas que demandan gran cantidad de mano de obra como es el caso de la construcción. Se dirá que el índice de empleo cubre el segundo trimestre y que los datos del PIB son del período anterior, lo cual es cierto. Pero, si seguimos nuestro razonamiento sobre la base de indicadores indirectos como son la producción petrolera, el crédito, los depósitos, la inversión pública y privada, el Mandato 8, encontramos una tónica muy similar a la de inicios de año que lleva a presagiar la existencia de otro trimestre contractivo. Pero hay algo más que comentar sobre el empleo. Se trata de la incorporación dentro de este indicador de casi 77 000 trabajadores como "personas ocupadas que no se pueden clasificar en ocupados plenos, subempleados visibles u otras formas de subempleo, por falta de datos en los ingresos o en las horas"(!) Con esta definición horrible, se alteraron los indicadores del mercado laboral y se incluyó este 1,7 por ciento de la fuerza laboral como empleada. Es evidente entonces que la cifra oficial de desempleo del 8,3 por ciento no es la correcta. Subestima el daño social y esconde el problema. El Comercio, 24 jul. 2009, p. 8

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada