jueves, 28 de junio de 2012

EL IESS Y LA REVOLUCIÓN / Avilés, Esther

Ante los hechos consumados, esto es que se haya convertido al IESS en otro banco del Estado, (más bien lo llamaríamos Caja Chica), es una verdad por todos percibida que su director general, el economista Ramiro González ha actuado como un incondicional del régimen actual que ha seguido las malas costumbres de otros gobiernos de remendar el presupuesto del Estado con los fondos que pertenecen a los afiliados y jubilados de esta institución. No hay que olvidar que uno de los principales servicios que le toca cumplir al IESS es el que tiene que ver con la atención de la salud de afiliados y jubilados siendo que la vida del ser humano es lo prioritario en toda acción de la cosa pública. Es verdad que una entidad como el IESS, que es después de Petroecuador el organismo público más rico del Estado, debe invertir con acertado criterio comercial los fondos que le pertenecen en realidad a sus afiliados. Y por ello existe la preocupación de que los fondos invertidos sean respaldados por una decisión que obligue al gobierno a respetar las cláusulas contractuales. Expreso, 14 sep. 2009, p. 8

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada