jueves, 21 de junio de 2012

LAS CIFRAS HABLAN SOLAS / Pozo, Mauricio

En economía, todos opinan; el perro y el gato se inventan cifras, algunos acomodan los números para defender lo indefendible. La seriedad y objetividad son lo que siempre debe primar. Al primer semestre de 2009 hay unas de cal y otras de arena. El saldo, lamentablemente, negativo. El deterioro de la balanza comercial se ha ido reduciendo gracias a la recuperación del precio del petróleo, con lo que el mes de junio probablemente sea el primero que registre un saldo positivo en el año. En enero, el déficit comercial fue de US$ 414 millones y, en mayo, este fue de US$ 12 millones. En cambio, la inversión directa en el país fue de US$ 116 millones en el primer trimestre de 2009 frente a US$ 426 millones del primer trimestre de 2008, monto muy inferior a pesar de que 2008 era también insignificante para lo que el país requiere. En el cuarto trimestre de 2008 y en el primer trimestre de 2009 se registran tasas de crecimiento económico negativas; es más, la caída entre ambos trimestres es del 1,62 por ciento. Caídas en dos trimestres consecutivos, de acuerdo con estándares internacionales, significan un proceso de recesión económica. No se ven mayores razones para crecimientos importantes del nivel de precios en lo que resta del año. Probablemente estaremos para el cierre de 2009 en un porcentaje cercano al actual, esto es, entre el 4 y el 5 por ciento anual. Sin embargo, alguna mayor liquidez en la economía producto de un precio del petróleo más alto y la recuperación de los precios de algunos productos de exportación hacen prever que las presiones de demanda, lejos de reducirse, pueden incrementarse en una magnitud todavía incierta, lo que quiere decir mayores probabilidades de que la inflación suba antes que baje. En resumen, estancamiento y una política económica confusa y sin norte. Hoy, 27 jul. 2009, p. 4

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada