miércoles, 13 de junio de 2012

OFENSIVA DESESPERADA DEL G20 / Samaniego, José

En un intento desesperado y quizá definitivo, los países del G20 lanzaron un programa agresivo para detener la caída de la economía mundial y enfrentar la crisis financiera, con un paquete que contempló la concesión de nuevas facilidades financieras para los organismos multilaterales y la exigencia del fortalecimiento de la supervisión bancaria y financiera a escala global. La histórica resolución de la cumbre está contenida en tres documentos que expresan igual número de compromisos a los que llegaron los líderes de las naciones asistentes. El primero, instar a los gobiernos de los países industrializados a que destinen cuantos recursos financieros sean necesarios para enfrentar las crisis nacionales. El segundo, destinar $500 billones de sus miembros para capitalizar al FMI y dotarlo de liquidez para incrementar las líneas de crédito a los países que tengan necesidades de balanza de pagos. El tercero, ejecutar en plan para reforzar la regulación y supervisión bancaria, con siete líneas de acción: creación del Comité para la Estabilidad Financiera, encargada de promover, a través del FMI, la estabilidad financiera mundial; impulsar la colaboración internacional en el campo de supervisión y control; reforzar la regulación prudencial con el establecimiento de indicadores mínimos de solvencia financiera. Hoy, 8 abr. 2009, p. 4

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada