lunes, 11 de junio de 2012

... A LA BELGA / Roldós, León

Un crítico de los Estados Unidos le decía a un hijo que deseaba estudiar en ese país: "Te vas a olvidar de lo ecuatoriano y no vas a aprender a vivir a lo gringo". El presidente Correa, que estudió en Bélgica, quiere gobernar a la usanza belga. Recientemente nos informó que la seguridad social debía reformarse a la belga. Textualmente dijo: ".Mi suegro -belga- es coronel para comando, recibe dos mil euros de jubilación, alrededor de 2 700 dólares. Si él entra a trabajar, deja de recibir los dos mil euros; y, así debe ser, porque la idea de una jubilación es que sea para una persona cesante que acabó su vida productiva". La propuesta presidencial -derivada de la vivencia del suegro- es que al jubilado por vejez, más de 65 años, que vuelva a trabajar en el sector público o en el privado, indistintamente, se le prive del 40 por ciento si la pensión es del IESS, o el 60 por ciento si es militar o policía retirado, porcentaje que, según el Presidente, el Gobierno "subsidia" -lo que es falso, él confunde subsidio con aporte para los fondos de jubilación-, a menos que la pensión mensual del jubilado sea sólo de USD 218 a valores de 2009. A un jubilado del IESS de USD 600 -96 por ciento de los del IESS están bajo esa suma- si se le quita el 40 por ciento se le reduciría la pensión a 360 mensuales. A uno de 400 se le reduciría a 240. Los que estamos en el 4 por ciento de mejor pensión -el tope del IESS es 900- no hemos robado, ganamos la jubilación trabajando y tributando más de cuatro décadas. ¿Por qué no elevar los USD 218 de la propuesta presidencial a tres remuneraciones unificadas -USD 654- y dignificar las pensiones para el 96 por ciento de menores pensiones, en forma progresiva?. El jubilado de 65 años o más, con pensión de miseria y obligado a la informalidad para que no le rebajen la pensión, es un cuasi condenado a muerte. El Comercio, 25 feb. 2009, p. 10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada