lunes, 11 de junio de 2012

COLOR DE HORMIGA / Samaniego. José

Lejos de mejorar, la evolución económica internacional en este primer trimestre de 2009 empeoró, lo cual es evidente aún a pesar de que recién han transcurrido los dos primeros meses. El pasado día lunes, el índice Dow Jones, que mide un promedio del precio de las principales acciones de las compañías estadounidenses que se transan en la bolsa de Nueva York, cayó a 7 100, un mínimo que no se veía desde 1997. Son, hasta ahora, 12 años perdidos, ahorros de personas y empresas pulverizados por la magnitud de la recesión. Portafolios de inversiones que son fruto del ahorro acumulado de años que han caído al menos un 50 por ciento , considerando que este índice llegó a sobrepasar 14 mil hace pocos meses. Este ambiente se ve empañado por los escándalos financieros que agregan más pérdidas a los ahorristas y que ponen en serio cuestionamiento el papel de las autoridades de control norteamericanas. Porque al fraude de Madoff de fines de 2008, se sumó la que parece ser otra estafa de proporciones, la del Stanford Bank, ambas con importantes repercusiones en América Latina y el Ecuador. La apuesta del Gobierno ecuatoriano en torno a la crisis que, según la ministra de Economía, era que, en el segundo semestre de este año, la tendencia se iba a revertir y se podía esperar el inicio de un lento crecimiento económico en las principales economías desarrolladas, se ve cada vez menos probable. Y esto, a su vez, significa que el precio del petróleo no aumentará como se preveía. Al ser el Ecuador un país tan dependiente del mercado internacional y con un esquema económico plenamente dolarizado, las cosas se ponen, como dice el dicho popular, "color de hormiga". En este ambiente, el Gobierno no va a tener más opción que endurecer las medidas para defender la balanza de pagos y eso pasa por una aguda contracción del gasto público. Todo esto, claro, si quiere defender la dolarización. Hoy, 25 feb. 2009, p. 4

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada