sábado, 2 de junio de 2012

GRACIAS A LA NOCHE NEOLIBERAL / Samaniego, José

Cierto es que la crisis económica mundial nos toca con una mejor posición económica que en ocasiones anteriores, en especial si se compara con la situación de la economía ecuatoriana de la década de los años setenta y ochenta, cuando el país enfrentó situaciones externas de profunda adversidad. Lo dijo este fin de semana el secretario de SENPLADES, Fander Falconí. En efecto, hoy el Ecuador es una economía más diversificada, que tiene una balanza de capitales menos expuesta al exterior, que tiene fuentes de ingreso de divisas que no solo dependen de un producto de exportación y que puede exhibir una posición financiera más sólida ante el resto del mundo. La balanza de capitales ecuatoriana depende menos del endeudamiento de fuentes externas, pues el apalancamiento público externo se ha reducido a menos del 30 por ciento del PIB; tiene en las remesas de los emigrantes una fuente de ingresos que supera los $3 000 millones y que antes no lo tenía y tiene un sector privado, incluyendo al sistema financiero, con menor dependencia de los recursos externos. Las reservas internacionales son los más altas en la historia del país (más de $6 000 millones ) y los últimos ocho años el Ecuador ha registrado superávit fiscales que le han permitido ahorrar recursos públicos que ahora le permiten exhibir una mayor capacidad para enfrentar shocks externos. En lugar de criticar tanto al modelo económico anterior, a lo que han calificado como "la larga noche neoliberal", el Gobierno debería agradecer a sus antecesores por permitirles enfrentar la mayor crisis económica desde 1930, con una situación económica y financiera mucho más manejable que en el pasado.Hoy, 5 nov. 2008, p. A. 4

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada