sábado, 2 de junio de 2012

¿FIN DEL CAPITALISMO? / Tobar, Bernardo

La actual crisis financiera la miran socialistas como fin del capitalismo, evidencia ¡vaya novedad! de la imperfección del mercado. Este énfasis del socialismo en los defectos del mercado es paradójico, pues los espacios económicos usurpados por el Estado a la iniciativa privada no dan cuentas a nadie. Claro, todo el mundo se rasga las vestiduras cuando pierde la mitad de su inversión en acciones de bolsa, aunque el riesgo le sea inherente; pero ¿quién protesta porque cientos de miles de estudiantes en el Ecuador pierden su futuro en manos de educadores de extrema izquierda, en escuelas operadas por el Estado? Como la educación de nuestros jóvenes no tiene precio, no hay mecanismo para evaluar la gran estafa de la educación pública. Tampoco hay salvataje financiero posible para la incultura, el complejo, la visión atrofiada en las fraguas del partidismo parasitario, que reniega del emprendimiento y prefiere vivir del Estado, y se solaza en el aumento adiposo de este. Otro tanto puede decirse de la seguridad social, que a pesar de la supuesta larga noche neoliberal, ha estado desde siempre monopolizada por el Estado. Tampoco hay salvataje financiero posible para la desidia, la irresponsabilidad extrema, las muertes y los daños de salud irreparables que suceden día a día en los hospitales públicos, evidencia palpable de que aunque el petrodólar se anuncie de todos, faltan desde esparadrapos. La crisis actual descubre la imperfección del mercado, y también la inoperancia estatal, pues parte de ella surge del exceso de intervención pública, que alimentó ficticiamente a los consumidores con dinero barato que disparó artificialmente la demanda y generó la burbuja de precios, en lugar de ejercer solo la función estatal de regulación y control. La crisis demuestra que el Estado debe dejar el rol de agente económico a la iniciativa privada, y asumir decidida y exclusivamente la regulación y control. Hoy, 5 nov. 2008, p. A. 4

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada