miércoles, 13 de junio de 2012

DESESPERACIÓN POR LA POLÍTICA FINANCIERA / Krugman, Paul

Durante el fin de semana, The Times y otros periódicos informaron detalles filtrados sobre el plan de rescate bancario del Gobierno de Obama, que se da a conocer oficialmente esta semana. Si la información es correcta, Tim Geithner, el secretario del Tesoro, ha persuadido al presidente Barack Obama de reciclar la política del Gobierno de Bush, específicamente el plan "efectivo por basura" propuesto, y luego abandonado, hace seis meses por el entonces secretario del Tesoro, Henry Paulson. Sin embargo, el problema real con este plan es que no va a funcionar. Sí, es posible que los activos problemáticos estén algo subvalorados. El hecho es que los ejecutivos financieros literalmente apostaron sus bancos a la creencia de que no había una burbuja de la vivienda, y a la creencia relacionada de que los niveles sin precedente de la deuda de los hogares no eran ningún problema. Perdieron esa apuesta. Y ninguna cantidad de abracadabras -porque eso es en lo que se resume el plan de Geithner- cambiará ese hecho. Se podría decir: ¿por qué no probar el plan y ver qué sucede? Una respuesta es que se perdería el tiempo: cada mes que no logramos resolver la crisis económica se pierden otros 600.000 empleos. No obstante, algo que es más importante es la forma en la que Obama está desaprovechando su credibilidad. Si falla este plan -como es lo más probable que suceda- es poco factible que pueda persuadir al Congreso para que dé más fondos para hacer lo que debió haber hecho desde un principio. No todo está perdido: la población quiere que Obama tenga éxito, lo que significa que aún puede salvar su plan de rescate bancario. Pero se está acabando el tiempo. El Universo, 25 mar. 2009, p. 7

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada