lunes, 11 de junio de 2012

CHILE FRENTE A LA CRISIS MUNDIAL / Cueva, Simón

En varios aspectos, la economía chilena se parece a la ecuatoriana. Chile es un país pequeño, bastante abierto al comercio mundial y cuyas exportaciones dependen en buena parte de un solo producto: el cobre. Por esas razones -y porque tiene mucha interrelación con los mercados internacionales- su economía está muy expuesta a las consecuencias de la crisis mundial. El precio del cobre ha caído a la tercera parte en menos de un año y muchas de sus exportaciones están sufriendo. Sin embargo, tiene una inmensa ventaja: un fondo de estabilización del cobre. Cada año, pide a un grupo de economistas chilenos bastante diverso, que se ponga de acuerdo en dos cosas: cuál es el precio del cobre previsible a mediano plazo y cuál es el ritmo de crecimiento al que puede crecer sin sobrecalentarse. Con esas dos respuestas, aplica una regla fiscal clara y previsible, que no depende de intereses políticos de corto plazo. Quiere, en promedio, tener superávit fiscal (para no acumular deudas), pero en épocas de bonanza ahorra bastante para poder gastar en épocas de crisis. Puede también prestar, a través de un banco público, más recursos cuando los bancos privados, por falta de liquidez, se vuelven más cautos. Así, logrará atravesar la tormenta con un buen blindaje para atenuar sus impactos y para proteger el gasto en educación, salud u otros rubros clave. En economía, a largo plazo, la prudencia sí rinde frutos. Dinero, Diario de Negocios, 5 mar. 2009, p. 2

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada