viernes, 15 de junio de 2012

POLÍTICA ECONÓMICA LUEGO DE ELECCIONES / Cueva, Simón

El Gobierno se enfrenta a dificultades en dos grandes ámbitos, como consecuencia de la crisis internacional: menos plata para el fisco y menores ingresos de divisas al país en general, afectando la balanza de pagos. El primer problema (el fiscal) implica que el gasto público se reducirá en 2009, comparado a sus niveles récord de 2008. Qué tan grande sea la reducción dependerá de si el gobierno, además de utilizar los escasos ahorros preexistentes, logra endeudarse, internamente con el IESS y externamente con los multilaterales. Mientras más plata consiga de afuera, menor ajuste fiscal tendrá que hacer, y menor el impacto social de la crisis. El segundo problema (el externo) tendrá impactos menos graves mientras más recursos externos se consigan, sea por deuda pública o privada, sea por inversiones externas o mayores exportaciones. El riesgo es que un apretón muy fuerte acabe volviendo escasos a los dólares en la economía, reduciendo los depósitos bancarios y achicando el crédito, lo que a su vez causaría menores inversiones, más desempleo y mayor probabilidad de recesión. Dinero, Diario de Negocios, 30 abr. 2009, p. 2

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada