sábado, 2 de junio de 2012

LA HISTORIA SE REPITE / Terán, Manuel

Uno de los más graves males que padecen algunos de los países de América Latina es la falta de continuidad de sus políticas y la amenaza que, cambiado el gobierno de turno o las modas imperantes, todo empieza desde cero. Lo hemos constatado a lo largo de la historia. Hoy que una crisis azota la economía mundial, vemos como argumentos que hubiesen sido impensables en otros escenarios ahora son esgrimidos e incluso gozan de aceptación de parte de la población, aun cuando en el fondo sospechen que se trata de otro embuste fenomenal. La Presidenta argentina ha enviado al Legislativo un proyecto de ley que busca que el Estado de ese país administre nuevamente los fondos de pensiones que estaban en manos privadas. Se hallan en juego alrededor de USD 30 mil millones que los trabajadores argentinos depositaron para su jubilación. Bajo el pretexto que las administradoras de fondos pongan en riesgo esos valores, el Estado se apresta a tomarlos y administrarlos directamente. No es la primera vez ni será la última, ni tampoco es el único país en América Latina que realiza esta clase de prácticas. En nuestro mismo territorio se hace énfasis que la crisis no nos golpeará porque tenemos reservas, entre ellas los depósitos de la seguridad social los cuales, dada la baja del precio del barril de crudo, constituyen un atractivo que provocarán más de una tentación por apropiárselos. La falta de consistencia en las políticas que aplican es la tragedia de estos países, lo que se transforma en incertidumbre en el mediano y largo plazos. Así no se desarrollan los países y continuamos en esos bandazos que en un momento brindan la sensación de bienestar para luego lamentarnos por la falta de cautela en el manejo el erario público. El Comercio, 29 oct. 2008, p. 10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada