viernes, 15 de junio de 2012

CONTRAINDICADO / Pachano, Abelardo

Un país con tipo de cambio fijo, reservas internacionales limitadas, déficit global en los flujos de dólares con el resto del mundo y que mantiene abiertas las transacciones de la balanza de capitales bajo condiciones internacionales muy restrictivas como la actual, no puede aumentar su consumo interno si no quiere incubar una crisis mayor de balanza de pagos y de viabilidad económica de magnitud considerable. Cuando ese país pequeño no tiene moneda propia ni acceso al financiamiento porque ha cortado sus relaciones financieras internacionales y quiere poner en vigencia una política económica anticíclica de reactivación, que conceptualmente es muy recomendable, necesita contar con un monto de ahorros lo suficientemente alto para hacerlo. Sin eso, proponer un impulso deliberado del consumo es contraindicado. Lleva por un camino de agudización de los problemas. Pero aún hay más por decir: fomentar el consumo destruyendo los mecanismos de capitalización y financiamiento de la inversión al eliminar los fondos de reserva, que de por sí ya es un atentado a la seguridad social, es optar por una línea de política económica que socava los cimientos de la creación de empleo, pues desaparece el ahorro con el cual se construyen proyectos que utilizan mano de obra. Buscar una reactivación sin ahorro disponible y con estas condiciones tan limitadas es como darle laxante a una sociedad deshidratada. Lo indicado es restaurar los equilibrios perdidos en el campo fiscal y externo atrayendo capitales o, lo que es lo mismo, buscando ahorro externo, cuidando el ahorro interno y gastando con mucho sentido común. Hay que defender lo que se tiene: empleo, principalmente. Luego se puede pensar en crecer cuando la tormenta amaine. El Comercio, 15 mayo 2009, p. 10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada