jueves, 31 de mayo de 2012

UNA RIESGOSA IDEA / Hoy

El cambio de ministra en Finanzas no es más que una señal de que en esa Cartera de Estado, así como en las demás, se mueven al son que el presidente Correa toca. Es obvio que los ministros deben ejecutar las políticas que dictamina el mandatario, pero eso no significa que no escuche a los técnicos que él mismo coloca y en quienes supuestamente confía ampliamente, como para nombrarlos en esos cargos de alta responsabilidad. No hay dudas de que la renuncia de Wilma Salgado obedece a sus intentos por poner un freno al elevadísimo gasto del Gobierno, por lo menos en lo que resta del año. El presidente Correa tiene una visión distinta de la economía, pero hay un principio elemental que se usa hasta en los hogares: el ahorro ayuda a paliar las épocas de las vacas flacas. Hoy, 18 sep. 2008, p. A. 5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada