miércoles, 30 de mayo de 2012

LA CONSTITUCION Y EL DESARROLLO ECONOMICO / Chiriboga, Manuel

Las previsiones de crecimiento económico de Ecuador para el año 2008, de acuerdo con el Latin American Consensus, es de 2,2 por ciento, nuevamente y por segundo año consecutivo, la cifra más baja de la región. Ello revela crecimiento basado en inversiones públicas, pero reducido incremento en la demanda de los hogares, afectados por temas de empleo y precios altos.Obviamente con cifras de esta magnitud es difícil pensar que el país reduce pobreza o mejora el empleo. ¿Puede el proyecto de nueva Constitución ayudar a revertir esta tendencia y sentar bases para un crecimiento sostenido e incluyente? Una forma de medirlo es contrastar el texto constitucional con las cinco características que el informe Spence asocia con países de alto y duradero crecimiento: utilizan plenamente la economía global, mantienen estabilidad macroeconómica, promueven activamente altas tasas de ahorro e inversión, dejan que los mercados asignen eficientemente los recursos y tienen gobiernos capaces,comprometidos y creíbles. A ello se agrega un factor crítico, flexibilidad para ajustar las políticas, tanto sobre la base de resultados obtenidos,como de cambios en el contexto. Me parece que el marco constitucional establece una serie de rigideces que puede implicar limitaciones para ajustar la política económica en función de los resultados que se obtengan en cuanto a ingresos, pobreza, desigualdad, calidad de los servicios públicos o cambios en el contexto internacional. Puede convertirse en un zapato chino para el futuro, en campos como la inserción estratégica en la economía global, la captación de inversiones o la mejora en los servicios públicos. Expreso, 25 ago. 2008, p. 6

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada