jueves, 31 de mayo de 2012

ACTITUDES Y ESTILOS / Expreso

La sorpresiva separación de la anterior Ministra de Finanzas y su reemplazo casi automático, deja una impresión de inestabilidad, que a base de las últimas experiencias, es casi permanente en ese Ministerio, que más que todas las secretarías de Estado, debe ser estable por la naturaleza de sus funciones. Desde luego, esta inestabilidad no es exclusiva del actual Gobierno; lo ha sido de muchos de sus antecesores, solo que ahora se ha agudizado -4 ministros en un año ocho meses de gobierno- lo que demuestra que no hay una dirección uniforme de la economía nacional, ni siquiera la fiscal, lo cual trae graves consecuencias. Pero esta renuncia sorpresiva pone de relieve otro asunto no menos importante, cual es el que podríamos llamar "estilo" del mandatario en sus decisiones de más alto nivel. En efecto, el Presidente de la República llama la atención y aún censura a sus ministros públicamente; esto, que los desautoriza ante sus subalternos y ante la ciudadanía, generalmente tiene como consecuencia la renuncia del afectado,como es el caso de la anterior ministra, pero hay otros secretarios de Estado que soportan con resignación admirable esta situación y permanecen ejerciendo el cargo. Pero, hay un aspecto muy preocupante: el mandatario no acepta ninguna contradicción. Cuando se presenta, la rechaza y estigmatiza al contradictor, especialmente cuando se trata de datos económicos. Lo sucedido con los técnicos del Banco Central es una de las pruebas más eficiente para probar el aserto; a la cual hay que sumar la que produjo la salida a la anterior Ministra de Finanzas. En ambos casos se trató de datos técnicos que surgen de realidades y que deben darse a conocer tal como son; el peor de los errores e irresponsabilidades, sería el deformarlos. Expreso, 18 sep. 2008, p. 4

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada