miércoles, 30 de mayo de 2012

LA PROPUESTA DE UN ESTADO OBESO / Cadena, Eduardo

El fracaso de las empresas públicas como administradoras de recursos es incuestionable y no solamente en este Gobierno sino en los que le antecedieron. Qué sencillo y provechoso sería que el Estado mantenga un grupo de técnicos de altísimo nivel, muy bien pagados y de honorabilidad intachable, para que contraten y controlen a empresas privadas especializadas en producción y comercialización de bienes de los ecuatorianos, para que estas puedan entregar el máximo de beneficios al Estado. Pero las evidencias y la lógica parece que nuevamente han sido desterradas en el nuevo proyecto de Constitución, que propone la presencia de un Estado gigante e intervencionista que tiene el rol de ser el único administrador de los recursos naturales, dueño y proveedor único de servicios públicos, de regulador de precios, de márgenes de utilidades y beneficios de las empresas. Dinero, Diario de Negocios, 27 ago. 2008, p. 2

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada