martes, 1 de mayo de 2012

SURREALISMO Y AUTOENGANO, FUTURO PERDIDO / Carrera, Jaime

Apenas para subsistir, el país produce unos US$ 270 mensuales por persona, a pesar de los ingentes recursos petroleros y un gasto público superior a US$ 20.000 millones, 45 por ciento de la producción anual. Pobre entorno en que el petróleo ha construido una economía de ficción y autoengaño. Hace posible la entrega de subsidios, obras, aumentos de sueldos, gastos sociales y actitudes mesiánicas. Los gestores estatales creen mítica su gestión.Gracias al mesías y no al precio del petróleo superior a $100, las mayorías están convencidas que hoy reciben todo cuanto antes les fue negado porque el país no produjo lo suficiente. Ahora tampoco se produce porque el petróleo permite mediocremente satisfacer necesidades de los pobres. Esta concepción surrealista de encontrar la felicidad sin producir y solo con la redistribución de la escasez y de la renta petrolera,sustenta un Proyecto de Constitución que modela un Estado de Derechos y Justicia Social, para cuyo cumplimiento se subordina el mercado y el Estado de Derecho y crean derechos individuales y colectivos para la resistencia. Dinero, Diario de Negocios, 18 ago. 2008, p. 2

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada