domingo, 12 de agosto de 2012

RAMADA, EL ÚNICO HOTEL CON SUS "DUEÑOS" DESPEDIDOS

Si pudiesen volver hasta una semana antes del 5 de mayo del 2009, lo harían. Pero no existe la máquina del tiempo de los filmes de Hollywood. "Yo me habría quedado como uno de los 18 empleados que no quiso ser accionista", dice hoy Galo Castro Valdez, accionista y ex jefe de Recepción del Hotel Ramada. La decepción y el desempleo llegaron a él, a Vicente Intriago, a Julissa Cino y a cerca de 21 empleados más en abril último, cuando el gerente administrativo, Arturo Rodríguez, empleado por los 97 accionistas de Nahele, compañía conformada por ellos para la obtención del negocio hotelero, comenzó a poner en práctica su plan de recorte de personal. "Todo nació en mayo de 2009, cuando nos dijo que el negocio era inviable, por lo que la solución era despedir", contó Castro Valdez, al tiempo que resaltó que todo era respaldado por el representante legal de los trabajadores, David Mena. Ello, sin importar que fue él quien incentivó al resto de empleados a buscar que la Agencia de Garantía de Depósitos (AGD) enajenaran a los trabajadores el bien incautado al grupo Isaías. Pedro Delgado, representante del Fideicomiso AGD-CFN No Más Impunidad, al preguntarle sobre la consideración de que la compra de de acciones por parte de trabajadores ha sido vista por algunos de ellos como un fracaso dijo: "(El asunto del Hotel Ramada) es un problema interno entre los trabajadores, y nosotros no tenemos nada que ver allí en ese proceso". De hecho, los inconvenientes en el Ramada siembran el temor en los trabajadores de otros bienes incautados que buscan venderse. Hoy, 8 jul. 2010, p. 2

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada