sábado, 11 de agosto de 2012

MODELO ECONÓMICO EN UNA ENCRUCIJADA

El régimen está en un dilema para hacerle frente a la crisis generada por el exceso de gasto: o recorta sus inversiones o se endeuda con organismos internacionales. Lo primero va contra la tesis que pregona el propio presidente Rafael Correa, porque desacelera la economía del país. El año pasado las autoridades hicieron gala de que gracias a las inversiones en obra pública Ecuador había salido bien librado de los efectos de la crisis mundial. Al final de 2009 el Producto Interno Bruto (PIB) creció el 0,36 por ciento. Si este año cierra la llave, las empresas venderán menos y la economía se estancaría. El desempleo se volvería a disparar. Ya en el primer trimestre de 2010 la tasa de desocupación cerró en 9,1 por ciento, frente al 7,9 por ciento de diciembre del año pasado, según los registros del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC). Acudir a los organismos multilaterales en busca de créditos es posible, pero las críticas al modelo neoliberal por parte de la "Revolución Ciudadana" harían inviable, en teoría, esta opción. Salvo que el Gobierno decida olvidarse de las críticas del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial, e ir en busca de ellos para lograr un aval que le permita a Ecuador volver al mercado de capitales. Expreso, 14 mayo. 2010, p. 5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada