viernes, 31 de agosto de 2012

ECONOMÍAS DE A. LATINA CRECEN, PERO DISPAREJAS

Mientras a EE.UU. y Europa les preocupan los déficits enormes y las amenazas a su frágil recuperación, Latinoamérica tiene una sorpresa para el futuro. Esta región acosada en el pasado por moras de deuda, devaluaciones monetarias y la necesidad de que países ricos la rescataran, experimenta un crecimiento económico robusto. La fuerte demanda asiática de materias primas, como mineral de hierro, estaño y oro, combinada con políticas en varias economías latinoamericanas que ayudan a controlar los déficits y a mantener baja la inflación, alientan la inversión e impulsan gran parte del crecimiento. El Banco Mundial pronosticó que la economía de la región crecerá 4,5 por ciento este año. La racha reciente ha superado las expectativas de los propios gobiernos. Brasil, la potencia emergente de la región, encabeza la recuperación, ya que creció 9 por ciento el primer trimestre en comparación con el mismo periodo del año anterior. Luego de una aguda contracción el año pasado, la economía de México creció 4.3 por ciento en el primer trimestre y podría alcanzar 5 por ciento este año, informó el Gobierno mexicano, y posiblemente supere a la economía estadounidense. Los países más chicos también están creciendo rápido. En Perú, donde el Producto Interno Bruto (PIB) aumentó 9,3 por ciento en abril, comparado con el mismo mes del año pasado. Sin embargo, en partes de Latinoamérica persisten las grandes excepciones. En Venezuela la escasez de electricidad y el temor a las expropiaciones provocaron que el PIB se redujera 5,8 por ciento el primer trimestre. Venezuela, y en menor grado Ecuador, otro país dependiente del petróleo cuyo crecimiento es menor que el de su vecino, parecen ser las excepciones de una tendencia más general. El Universo, 12 jul. 2010, p. 11

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada