domingo, 10 de marzo de 2013

MIGRANTES NO ENVIAN LAS REMESAS, AHORA LAS PIDEN

Cuando un puñado de ecuatorianos decidió migrar a España, solo buscaba mejorar su nivel de vida. Allá laboraron jornadas interminables para mantener a sus familias. Pero ahora, en ese país cuya economía está sumida en la recesión y el desempleo, no les ha quedado más que pedir auxilio a sus parientes de Ecuador. Carlos Ortiz, guayaquileño de 39 años, abandonó al país luego de la crisis de 1999 para radicarse en Andalucía, España. "Comencé como obrero en el sector de la construcción...". Luego logró asociarse con otros migrantes y hasta formó una compañía inmobiliaria. El negocio le dejaba ingresos altos para mantenerse allá y enviar lo suficiente a su familia, "pero cuando explotó la burbuja inmobiliaria nos salpicó a todos". Ahora, sin trabajo, ha tenido que recurrir a su mamá, quien vive en Ecuador, para lograr subsistir, al menos, por unos meses. Su plan B si no encuentra empleo en los próximos días, sostiene, es acogerse al Plan Retorno. Según el Banco Central del Ecuador (BCE), de enero a septiembre de 2011 se enviaron desde Ecuador a España $ 5"306.200. La situación se ha agravado en los últimos meses para los compatriotas que migraron. Según el Instituto Nacional de Estadísticas de ese país, la masa de ecuatorianos desempleados se multiplica velozmente. En septiembre se registraban 100 mil desocupados ecuatorianos, pero en enero pasado subieron a 216 mil. Los compatriotas sin empleo representan cerca de la tercera parte de los 760 mil ecuatorianos que ahí residen legalmente. Expreso, 23 feb. 2012, p. 7

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada