miércoles, 27 de marzo de 2013

SEGURIDAD SOCIAL / Tinoco, Elizabeth

En América Latina y el Caribe, más de 70 por ciento de la población en edad de trabajar no contribuye con ningún sistema de pensión. Es un dato abrumador en una región donde las tasas de natalidad se desploman y el envejecimiento de la sociedad no tienen precedentes. Basta dar un rápido vistazo a la situación demográfica. Las últimas cifras de organismos especializados (CELADE) indicaban que la población de adultos mayores de 60 años ya representa 9,9 por ciento del total y será de más de 35 por ciento en 2100. En 2040, por primera vez habrá más adultos mayores que niños. Las últimas estimaciones de la OIT indican que solamente 27,6 por ciento de las personas entre 15 y 64 años cotizan para su pensión en la región. Por otra parte la brecha de cobertura en la protección es significativa, pues 40 por ciento de los mayores de 65 años no reciben ningún tipo de pensión. La proporción es similar para los servicios de salud de la seguridad social donde, por cierto, los adultos mayores son usuarios que demandan gran cantidad de servicios. En este contexto, la seguridad social debe ser vista como una herramienta para luchar contra la pobreza y la exclusión social. El Comercio, 1 oct. 2012, p. 12

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada