sábado, 2 de marzo de 2013

LA POBREZA DESTAPA UN ARDUO DEBATE

Con los resultados de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), dados a conocer la semana pasada, el debate se ha vuelto a instalar en el país. Según varios analistas, si bien es una buena noticia que la pobreza haya disminuido, el análisis debe vérselo en un contexto más amplio. Vicente Albornoz es claro en señalar que al ver la evolución de los indicadores de pobreza durante la década, en el último período presidencial se ve una disminución menor al registrado en años anteriores. Incluso explica que es el primer año que se refleja una disminución de la pobreza. Mauricio Rodas, de Ethos, por su parte, también ha sido crítico con el manejo de las cifras sobre pobreza en el país. Él explica hoy su tesis acerca de este indicador. El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) hace su propia interpretación. Su titular, Byron Villacís, afirma que "para calcular la incidencia de pobreza comparamos el ingreso per cápita con la línea de pobreza. Los individuos cuyo ingreso per cápita es menor a la línea de pobreza son considerados pobres. Igualmente para la pobreza extrema: las personas cuyo ingreso per cápita es menor a la línea de pobreza extrema son considerados pobres. Para diciembre del 2010, la línea de extrema pobreza era de USD 38,91 al mes y la línea de pobreza de USD 69,05 mensuales". Para el economista Andrés Romo, el problema de la discusión sobre si un país es más o menos pobre que antes gira en torno a cómo se calcula esa variable. "Muchos hacen un análisis desde el ingreso, otros desde el acceso a los servicios. Para mí, lo mejor es regirse al índice de Gini". El Comercio, 9 dic. 2011, p. 7

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada