viernes, 8 de marzo de 2013

COURIERS DEBEN REPORTAR POR REMESAS DESDE USD 3.000

Ayer una agencia de la compañía estadounidense Western Union, que ofrece servicios financieros y de comunicación, atendía normalmente. Noelia Zambrano acudió al mediodía a la oficina ubicada en la av. 9 de Octubre y Gral. Córdova para retirar los $1.000 que, como cada mes, le envía su esposo desde España. Zambrano pertenece al grupo de clientes que podrá seguir recibiendo o enviando giros al exterior, sin que la empresa remesadora envíe datos de esas transacciones a la Superintendencia de Compañías (SC), pues la remesa recibida o enviada no supera los $3.000. Sin embargo, las empresas remesadoras o couriers cuyos clientes realicen transacciones de al menos $3.000 deben registrarlos en un archivo. La disposición también incluye los giros menores a ese valor pero que, al ser enviados en varias tandas, igualen o superen ese monto. La Superintendencia también ordenó que si los envíos son menores a 3.000 dólares pero son "inusuales o injustificados" también deberán ser archivados. Así consta en una nueva normativa que, según advierte la Superintendencia, busca prevenir el lavado de activos en compañías de transferencia de dinero (remesadoras) y transporte de encomiendas (couriers). La multinacional DHL, a raíz de la medida, efectúa un control aún más exhaustivo respecto a las operaciones que hacen sus clientes desde el pasado 12 de enero, cuando entró en vigencia la normativa. "Lo que nosotros hacemos es llevar una inspección particular para evitar el lavado de activos", indicó una empleada de la empresa. Expreso, 9 feb. 2012, p. 7

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada