sábado, 2 de marzo de 2013

CLASE MEDIA Y PEQUEÑA EMPRESA VEN EFECTO DE MEDIDAS PRA

Los dos y tres vuelos que toma cada mes a Guayaquil o Cuenca para promocionar repuestos de carros y hacer entregas a sus clientes no pueden reducirse por el alza de pasajes anunciada tras la eliminación del subsidio a los combustibles de aviones. Así María Carrión ve inevitable un incremento de sus costos de operación y menos resultados de su pequeña empresa. "El que puede pagar $ 160 por un pasaje Quito-Guayaquil podrá pagar $ 200. Los pobres no viajan en avión". El subsidio no debe ir a "los que más tienen". Es la idea del presidente Rafael Correa que este viernes decretó lo anunciado semanas atrás: el Estado ya no cubrirá el 40 por ciento del valor de la gasolina que usan los aviones. Es el segmento de menores recursos, para el ex director del Banco Central, Marcos López, el que presiona al Estado por más asignaciones para cubrir sus necesidades legítimas de educación, salud, entre otros. Y el Gobierno presiona a todos los sectores por más recursos. A la clase de más ingresos -a la cual estarían dirigidas estas medidas- no parece afectarle demasiado pues tiene recursos, dice López. En este sector están también los empresarios, que trasladan a los clientes el incremento de costos. Los que quedan en la mitad y reciben la carga de impuestos, quienes pagan más si compran un televisor, cambian las llantas de su auto, compran ropa, entre otros, son justamente los miembros de la clase media, asegura. El vicepresidente de la Cámara de Industriales de Pichincha, Bernardo Acosta, considera que al pretender perjudicar o implementar medidas duras a la actividad empresarial, no se afecta solo a este sector, sino a consumidores y trabajadores. El Universo, 19 dic. 2011, p. 3

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada