jueves, 19 de noviembre de 2015

La industria pide menos cargas a cambio del fin de subsidios

"Sincerar" es el verbo que más se escucha estos días en las declaraciones de los empresarios. Lo utilizó Dalila Gómez, presidenta de los importadores de cerámica plana, también Juan Carlos Díaz Granados, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Guayaquil o Francisco Alarcón, presidente de los industriales guayaquileños. Con esta palabra, resumen la idea de equilibrar el impacto que tenga el fin de los subsidios a los combustibles de uso industrial, anunciado el viernes pasado por el Gobierno, con otras medidas que establezcan las condiciones reales de la economía. Es decir, que se aplique todo tal y como lo fija el mercado. Si no hay subsidios, coinciden Alarcón y Díaz Granados -representantes de los dos grandes sectores productivos que hasta ahora no se habían pronunciado-, tampoco debería haber cargas o tributos que modifiquen las condiciones reales. Le piden al Gobierno que compense el fin de las ayudas y el consiguiente aumento en los costos de producción de las industrias con una bajada o eliminación de ciertos impuestos. Por ejemplo, el de Salida de Divisas o el anticipo al Impuesto a la Renta. "No es necesariamente una mala medida (el fin de subsidios a los combustibles), en la medida de que haya otras que alivianen la iliquidez de las empresas. La economía siempre será buena, pero no se puede incrementar sin más un costo, sin que haya otra contraprestación de otros facilitadores de liquidez", es la propuesta consensuada del sector industrial guayaquileño, según Alarcón. Para los comerciantes, lo justo sería ahora eliminar las salvaguardias, los cupos de importación y las normas técnicas de calidad que han reducido las importaciones en los últimos dos años. "Así como dicen "vamos a eliminar los subsidios para sincerar la economía", querríamos que acepten más de nuestros pedidos. Que baje la presión tributaria para que los precios empiecen a bajar", propone Díaz Granados. Expreso, Año 43 N° 15445 20 oct. 2015, p. 6

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada