miércoles, 3 de julio de 2013

EL ESTORNUDO DEL GIGANTE CHINO SACUDE A TODO EL MUNDO

La segunda potencia mundial está resfriada, o en peligro de sobrecalentamiento, según como se lo vea. Los rumores de una falta de liquidez en la economía china sacudieron los mercados financieros la semana pasada, y aún hoy los actores económicos no están seguros de que el peligro haya pasado del todo. Una nota publicada por la agencia de noticias oficial Nueva China acerca de cómo el Bank of China había interrumpido las transacciones por al menos media hora a causa de una carencia de liquidez desató el pánico. Y pese a que el banco desmintió esta situación, el colapso en los mercados financieros fue inmediato. La ansiedad se extendió como un reguero de pólvora: de golpe, los bancos chinos se enfrentaban a la misma escasez de fondos que los estadounidenses después de la quiebra de Lehman Brothers, en el 2008. El mercado interbancario quedó prácticamente paralizado, lo que puso al mundo financiero chino, y a otras regiones, en estado de alarma. Todos tenían miedo de prestarse dinero. "Todo estaba congelado", comentó Patrick Chovanec, ex profesor de la Universidad de Tsinghua en Pekín y hoy economista jefe del Silvercrest Asset Management. Nadie quiere imaginarse la posibilidad de una quiebra y una avalancha de la población sobre los bancos, que albergan enormes cantidades de ahorros. Líderes, 1 jul. 2013, p. 10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada